La primera planta de oxígeno llega a Arequipa (Perú) de la mano de la Iglesia

25 de agosto del 2020

Cuasi de película. El seguimiento de un camión con el volcán Misti de fondo ha llenado de orgullo a todos. “¡Juntos lo hicimos!”, fue el grito de júbilo.

Es que este 23 de agosto llegó a la ciudad de Arequipa –la “Ciudad Blanca”- la primera planta de oxígeno, uno de los efectos de la iniciativa “Respira Perú”.

Se trata de la campaña que la Conferencia Episcopal Peruana junto a la Universidad San Ignacio de Loyola y la Sociedad Nacional de Industrias han llevado adelante para evitar que más peruanos mueran por falta de oxígeno a raíz de la pandemia del coronavirus.

Según informó la propia web de la Iglesia en Perú, la planta –con capacidad de producir 60 metros cúbicos de oxígeno y llenar 124 balones al día–   iba a ser instalada en el Hospital Carlos Seguín Escobedo – Essalud.

“Con alegría y esperanza hoy hemos entregado esta planta que es fruto del aporte de todos los peruanos. Ya estamos entregando también 960 respiradores mecánicos de uso temporal a los hospitales ubicados en 30 jurisdicciones eclesiásticas, y próximamente llevaremos otros equipos médicos que permitirán seguir luchando contra la pandemia. Respira Perú es una cruzada de solidaridad que permite llevar vida a las regiones más golpeadas por la pandemia”, expresó el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Miguel Cabrejos.

El comienzo del viaje de esta planta –llegada desde China- se dio el pasado 21 de agosto desde Lima, ciudad donde se realizó una ceremonia que contó con la presencia de autoridades sanitarias, entre ellas la de la ministra de Salud, Pilar Mazzetti.

“Arequipa es una de las regiones más golpeadas por el COVID19, pero gracias a esta planta de oxígeno se podrá mitigar sus efectos”, afirmó en esa oportunidad.

Perú vs coronavirus

En los últimos meses este país sudamericano se ha convertido en uno de los más afectados por la pandemia con más de 500.000 casos confirmados y un número de fallecidos superior a 27.000.

Además, en medio de la flexibilización de la cuarentena, pero con la persistencia del toque de queda como medida, en los últimos días una tragedia en una discoteca volvió a enlutar a todos.

En este contexto, una vez más la caricia y gesto de cercanía de la Iglesia, que a través de diversas obras –también las vinculadas a tratar de disuadir los efectos del hambre que está dejando la COVID-19 con personas en situación de vulnerabilidad- vuelve a mostrar el compromiso de siempre a favor de la vida.

Fuente: Página web Aleteia Español.