Presidente peruano ratifica fecha de elecciones pese a COVID-19

21 de enero del 2021

El presidente peruano, Francisco Sagasti, confirmó hoy la realización de las elecciones generales en la fecha prevista, el próximo 11 de abril, pese a sugerencias médicas de postergarlas ante el avance de una segunda ola de Covid-19.

'No nos detenemos, seguimos trabajando y enfatizamos que el gobierno está comprometido con celebrar las elecciones el 11 de abril', de acuerdo a ley, dijo en un acto oficial.

Añadió que en breve se establecerán los protocolos de seguridad sanitaria para las campañas electorales, que el Gobierno ha llamado a redoblar ante una segunda ola de contagios de coronavirus, invocada por voces que consideran inviables los comicios de abril.

Sagasti dijo también que el Ejecutivo sigue avanzando en la adquisición de vacunas contra la Covid-19, la atención a los contagiados, el suministro de oxígeno, la contratación de personal médico y otras medidas contra la nueva arremetida de la pandemia.

El mandatario habló en el acto de presentación de seis plantas generadoras de oxígeno medicinal para la atención a pacientes de coronavirus, donadas por la iniciativa solidaria Respira Perú, impulsada por el cardenal católico Pedro Barreto, y que cuenta con apoyo empresarial privado.

La ratificación de la fecha de las elecciones fue adelantada ayer por la primera ministra, Violeta Bermúdez, lo que fue destacado por el presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas.

Consideró seguro que el Gobierno toma en cuenta 'las condiciones de seguridad para la colectividad, porque el bien jurídico vida y el bien jurídico salud son de primer orden'.

La primera ministra descartó también el retorno al confinamiento por al menos dos semanas, para cortar el ciclo de contagio del virus antes de que rebase los servicios de salud.

Según Bermúdez, en caso de una situación extrema, que obligue a una cuarentena rígida, esta será focalizada.

El decano del Colegio Médico de Perú, Miguel Palacios, coincidió con Bermúdez y señaló que el confinamiento rìgido debe aplicarse en las zonas en las que el nivel de transmisión del mal es muy alto.

Fuente: Página web de Prensa Latina.